OFICINAS CENTRALES: (+34) 953 74 14 40 info@oleicolajaen.es

El aceite de orujo de oliva pertenece a la familia del olivar y es el segundo mejor aceite vegetal, por detrás del aceite de oliva en cualquiera de sus variedades. Es rico en ácido oleico, contiene antioxidantes y otros compuestos bioactivos con potenciales propiedades beneficiosas para la salud.

Su calidad lo hace idóneo para utilizarlo en un mayor número de frituras que el resto de aceites sin alterar las propiedades de los alimentos, lo que lo convierte en un producto más que rentable para la hostelería y la industria alimentaria ya que garantiza unos fritos dorados, crujientes, ligeros y sabrosos.

El aceite de orujo de oliva, se realiza con la grasa que queda adherida a los restos de la extracción del aceite de oliva extra y refinado, y con los residuos de huesos y pieles de las aceitunas. Este tipo de aceite representa alrededor de un 10% del total del aceite de oliva producido en España. El destino del aceite de orujo de oliva es el mismo que el del aceite de oliva, aunque tiene menor calidad por lo que su precio es también algo más inferior.

A diferencia del aceite de oliva virgen, que se obtiene por procesos de prensado y filtrado naturales, el aceite de orujo debe ser sometido a procesos químicos, con el uso de disolventes y su posterior refinado para hacerlo comestible, al igual que ocurre con los aceites de semillas. El aceite de orujo refinado se suele comercializar mezclado con aceite de oliva virgen para mejorar su sabor y propiedades.

En este procesado pierde algunas de sus propiedades, pero conserva el aporte energético y gran parte del ácido oleico, uno de los responsables de reducir los niveles de colesterol LDL y colesterol total.

El aceite de orujo tiene un alto contenido en antioxidantes naturales, como la clorofila, vitamina E y carotenos. Según investigadores del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), el aceite de orujo contiene el ácido oleanólico, que tiene propiedades antitrombóticas y vasodilatadores demostradas.

El aceite de orujo de oliva puede convertirse en una alternativa económica. Además, y más importante, el aceite de orujo comparte con otros aceites de oliva sus propiedades cardiosaludables, y a un precio razonable.