El término incertidumbre, antónimo de certidumbre o certeza.

En economía la variable incertidumbre fue poco tenida en cuenta por los clásicos, ya que sus estudios se enmarcaban dentro de ambientes de certeza y confianza. 

Hoy día, en un mundo dinámico, cambiante, fugaz, efímero…. es una de las variables significativas, a la hora de formular estadística, estudios de mercado, sector exterior…… y un largo etc. 

La incertidumbre me va a dificultar el poder predecir cualquier situación futura en cualquier ámbito o situación. 

La ligera desaceleración económica que está sufriendo, no sólo nuestra economía Española, sino también la Europea, no hace más que generar incertidumbre y desconfianza, lo cual se traduce en un incremento en los costes, ya que tendremos más obstáculos inciertos para poder formular criterios certeros y por consiguiente la consecución de nuestros objetivos e interese económicos finales. 

Nuestro mundo del olivar, al igual que cualquier otros mercado, materia prima, o producto, está condenado a regirse bajo las leyes económicas de la oferta y la demanda.  Dentro de estas leyes, la incertidumbre juega un papel decisivo en la actualidad, por determinadas causas intrínsecas al sector, pero también no dependientes de nuestras acciones, alojándonos bajo una incertidumbre alta en lo que se refiere a distintos eslabones del sector como puede ser el mercado mundial de graneles y envasados, donde hoy día sufren aranceles y barreras comerciales. Nuevas formas de explotación agrícolas como reducción de costes y competitividad, continuos cambios en los hábitos de consumo mundial, dando lugar a nuevas rutas de exportación y expansión. Todo esto nos genera incertidumbre y con ello dificultad para la adopción de decisiones a tomar.

Un alto nivel de incertidumbre nos genera la aplicación de aranceles a ciertos productos, entre ellos el aceite de oliva y la aceituna de mesa, para acceder al mercado Americano. Mercado importantísimo para nuestro producto por la cantidad exportada anualmente, dando salida al mercado y aportando oxígeno a la balanza de pagos nacional. Desde el pasado mes de Octubre el mercado nacional de aceite de oliva no puede vender en el mercado Americano en igual de condiciones económica que el resto de países de nuestro entorno. Eso es incertidumbre provocadas de forma colateral a los diferentes sectores productores, al no poder interceder en esas decisiones o acuerdos que son puramente políticos.

Gran desilusión en la moral de los productores y una vez más generando un alto nivel de incertidumbre es la noticia de la cantidad almacenada de aceite de oliva por parte de la Unión Europea en primera licitación. Podemos entrar en diferentes juicios de valor y decir que el anuncio del almacenamiento privado pudo ser inadecuado en fecha, y también por ser precipitada y no justificada, ya que la situación era lo misma de caótica cuando se solicitó por parte de agentes del sector y organizaciones agrarias, y donde por aquellos entonces la U.E. respondió que no se daban las condiciones de precios mínimos para la activación del almacenamiento. Pues de repente y en el mes de octubre el ministro anuncia la activación del almacenamiento, siendo los precios muy similares durante el último período. 

Su activación, al fin y al cabo, fue recibida satisfactoriamente por el sector oleícola, siendo o no el momento preciso, pero lo vio como una oportunidad de aliviar el mercado dando con ello un ascenso en los precios, y obteniendo una rentabilidad final, fijada por un valor de cotización por kg. Almacenado. La noticia en primera instancia de la activación del mercado eleva el grado de incertidumbre en lo que pueda suceder en el corto plazo en los mercados, bien sea para efectos positivos como para negativos. Pues bien la sorpresa y estallido en el nivel de incertidumbre es que después de solicitar almacenar por parte del sector productor 113 millones de kg. De aceite de oliva. Solo se licitan 3,6 millones por parte de la autoridad europea en cuestión. Eso y nada es lo mismo, lo cual genera desconfianza e incertidumbre en el sector, en los mercados y… un largo etc.

Es importantísimo el nivel de certeza que debemos de tener a la hora de tomar decisiones. Como todo en la vida, antes de tomar una decisión, es preciso estar informado de forma transparente y no con improvisaciones del momento o a cada momento, lo cual genera desconfianza, incertidumbre y… un largo etc. 

Nuestro sector Oleicola es muy sensible a determinadas variables, donde una de ella es formulación de aforos de producción futura, por parte de autoridades públicas y privadas. He de decir, que tanto la Junta de Andalucía como algún otro consultor internacional privado vienen aproximando mucho sus estudios y análisis de producción a lo que luego se suscita en la realidad. 

Lo importante…, y ahí es donde viene la generación de certidumbre, o por el contrario incertidumbre y desconfianza, es la manera de utilizar e interpretar esos datos por parte de todos. 

“La buena información disminuye la incertidumbre, y bien utilizada, la anula” 

 

Muchas gracias y un abrazo.

REMIGIO MORILLO

GRUPO OLEICOLA JAEN

DIRECCION OPERATIVA / COO

AREA DE CALIDAD Y COMPRAS

This site is registered on wpml.org as a development site.